Detrás de un gran líder hay un gran equipo

Lo haya creado desde la nada o evolucionado, es difícil imaginar un líder sin un gran equipo detrás. Y no sólo un equipo que le sigue, sino que siente que cuenta con su confianza, que se siente empoderado y que contribuye de forma notable al éxito tanto propio como al de su líder. Para un buen líder suLiderazgo-4 éxito es el éxito de su equipo y así lo siente, lo vive y lo busca.

Para ello ha de tener una serie de cualidades entre las que está la de confiar y empoderar a su equipo. Sabe que puede haber una fase de aprendizaje y tiene claro que es una inversión que da sus réditos más pronto que tarde. Y es humilde, asume sus errores rápidamente y toma las medidas adecuadas para solucionarlos. Lo que da un ejemplo claro a su equipo y crea una cultura de aprendizaje y no de sentimiento de culpa.

Un buen líder sabe también reconocer y agradecer a su equipo la labor realizada. No porque sea lo que se espera sobra ese reconocimiento sincero por el buen desempeño y ese agradecimiento cuando alguien o todo el equipo han dado ese plus para conseguir alcanzar un reto. El reconocimiento no ha de ser muy esporádico ni muy repetitivo y sin motivo. Ha de ser sincero y en el momento oportuno. Y eso un buen líder lo sabe hacer, bien por instinto o por aprendizaje.

Otra característica importante es el saber motivar a su equipo, haciéndoles partícipes de su visión de futuro, de sus temores, de su agradecimiento y reconocimiento y dando buen feedback cuando procede, en un contexto adecuado, conciso y basado en hechos.

Y por último, todo lo anterior quedaría desvirtuado si no fuese flexible y adoptase una actitud prefijada en todas las circunstancias. Un buen líder puede moverse entre varios registros según el campo emocional de su equipo, sin perder la coherencia con sus ideas, declaraciones y compromisos. Los errores que cometen los que actúan siempre igual crean heridas en los equipos que tardan mucho en cicatrizar o nunca lo hacen.

No es fácil concentrar en un líder todas esas competencias al máximo nivel. De hecho creo que es más importante el equilibrio, con un sano interés en progresar constantemente, para lo que la ayuda de un buen coach puede ser de inestimable ayuda.

Esta entrada fue publicada en coaching, Eloy M. Rguez, equipos, Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una Respuesta a Detrás de un gran líder hay un gran equipo

  1. Pingback: Tras un gran líder hay un gran equipo | Camino al Futuro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *