El eustrés en el trabajo

Cuando oímos la palabra estrés lo solemos asociar directamente con algo malo. Sin embargo hay dos tipos de estrés: el eustrés o estrés bueno y el distrés o estrés malo.

Del malo todos conocemos lo que es y sus efectos a corto plazo y a largo plazo si se hace crónico. Del otro somos menos conscientes, sin embargo es el queBoobles on glass by Stoon sientes cuando te vas a enfrentar a algo positivo y que te gusta y que te motiva para dar de sí todo el potencial que tienes.

En el deporte de competición es típico en los momentos antes de la salida de una competición y es imprescindible para que el organismo avance sus mecanismos biológicos para dar el máximo en el momento crítico.

En la vida profesional también ocurre cuando vas a dar una conferencia sobre un tema que dominas y en un contexto favorable, cuando vas a emprender una aventura profesional que te ilusiona, cuando estás haciendo algo que te gusta y que controlas, etc. A veces no eres ni consciente de ello, pero ahí está.

En todos estos casos, tiene que haber una conjunción de factores: por una parte que dispongas de una capacitación medio-alta para lo que vas o estás haciendo y que esa tarea suponga un reto alto. Y la capacitación tiene que ser no sólo intelectual y/o física sino también emocional.

Si el nivel del desafío no es alto, tu reacción será de sensación de control si tu capacitación es alta o dependiente del resultado si no estás tan ducho en el tema. Si eres un profesional que te gusta tu ocupación tratarás de buscar retos más altos en el primer caso o de aumentar tu capacitación en el segundo.

Si el nivel del reto es alto y tu capacitación también, estarás ante lo que Mihaly Csikszentmihalyi llamó estado de flujo, en donde tu estado es de plena satisfacción, no sientes el paso del tiempo y te gustaría estar siempre así, ya que todo sale bien sin esfuerzo.

Sin embargo, si el reto es alto y tu capacitación es media habrá una sensación de eustrés si te lo tomas como un desafío o de distrés si tu autoconfianza no está muy alta. En estos casos más que la capacidad intelectual o física lo importante es la emocional y aquí los profesionales no siempre tenemos la capacitación suficiente para conocer y gestionar nuestras emociones.

Es la situación típica de un ascenso en una organización, un cambio de empleo o de negocio o la asignación a un gran proyecto. El cambio te lleva a una situación de capacitación media, ya que no conoces bien el contexto, los requerimientos de tu función, las expectativas de los directores, la cultura y actitud del nuevo equipo, los elementos del proyecto, etc.

Prepararse para ese momento y/o gestionarlo una vez en esa posición son algunas de las situaciones en las que el coaching ejecutivo ayuda a que crezcas como profesional y tu estado sea de eustrés mientras te vas encaminando con el tiempo al estado de flujo.

Foto “Bubbles on glass” de Stoonn, cortesía de FreeDigitalPhotos.net

Esta entrada fue publicada en capacidad, coaching, disfrutar en el trabajo, motivación, talento, Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *