Qué puede hacer un coach por un equipo (2/2)

En la entrada anterior dejamos a Alfonso Sagi-Vela  con el contexto preparado y todos expectantes de las experiencias que nos iba a contar en la Ciclo-aprendizaje-Kolb-145x145conferencia-taller con ese sugestivo tema dentro del programa de actividades de la AECOP.

Siguió la sesión con ejemplos reales de procesos. Tras generar un contexto adecuado, se plantea un mural en el que todos los miembros del equipo apuntan en rojo todas las exigencias y demandas que recibían y luego se ponen en verde todo lo que el equipo hacía para dar respuesta a ellas. Eso sirve para la toma de consciencia y la posterior toma de decisiones.

Nos habló del ciclo de aprendizaje de Kolb (experiencial learning) como un sistema circular de ExperienciaAnálisisTeoríasAcción y nos contó un ejercicio de aprendizaje experiencial: coach y equipo  alrededor de una mesa. El coach coge una pelota anti-estrés y propone un ejercicio que consiste en pasarla por todo el grupo hasta que vuelva a él en el menor tiempo posible. Reglas: la pelota sale y llega al coach, todo el mundo la toca y siempre en el mismo orden. Iteración a iteración el equipose escucha” y se encuentran soluciones para conseguir mejorarlo.  En el caso presentado, a la cuarta o quinta vez un grupo de ocho invirtió sólo 0,35seg.

Siguiente fase, confeccionar una visión y una estrategia común. Se les da una especie de periódico en blanco y se les pide que, como grupo, creen una publicación monográfica a un año vista sobre lo que habían conseguido y cómo en el último año, incluyendo titulares, grafías, imágenes, etc. Herramienta potente para la toma de decisiones.

Él hace una preparación previa del trabajo de equipo: cada miembro debe de rellenar y enviar antes del comienzo del seminario tres láminas con los momentos clave de la historia del equipo, su foto actual y los retos futuros, indicando por qué son un desafío.  Con esta información el coach tiene una visión consolida del grupo, de sus puntos de vista y divergencias que puede presentar al grupo para su toma de consciencia.

Otra herramienta fundamental es un DAFO, realizado en tres fases sucesivas: individual, pequeños grupos y plenario. En esta última fase, ha de haber unanimidad. Da mucha información y se consensua una visión y objetivo común.

Otra herramienta que ayuda a priorizar es un diagrama facilidad/impacto de la mejora. Cada acción queda en un cuadrante. Obviamente se priorizan las que caen en alto impacto y facilidad de mejora.

Otra herramienta muy poderosa (aunque arriesgada) es hacer  una sesión de feedback con un cuadrante de reuniones todos con todos con sesiones de 10 min en el que cada uno da al otro feedback de 5 min sobre lo que percibe como la mayor aportación al equipo, en qué basa esa opinión, donde podría mejorar y un ejemplo concreto de esto. Cada profesional tiene un paquete de fichas que va rellenando con lo que le dicen y, al final, saca sus conclusiones.

Y acabó con otra herramienta para facilitar las conclusiones mediante una tormenta de ideas sobre propuestas para la SED: Seguir haciendo, Empezar a hacer y Dejar de hacer.

 ¿Nos la aplicamos para enfocarnos y avanzar?

(Imagen de Karin Kirk)

Esta entrada fue publicada en coaching, Eloy M. Rguez, equipos, Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *