Que no te hagan una quita

Desgraciadamente últimamente estamos acostumbrándonos a palabras que parecen inocentes pero que tienen una carga muy negativa encubierta. Una “quita” es  la “remisión o liberación que de la deuda o parte de ella hace el acreedor al deudor” según la Real Academia Española.

Sin embargo últimamente el gobierno aprueba quitas a los accionistas o poseedores de preferentes, la llamada “troika” hace quitas a los chipriotas… En estos casos le dan la vuelta al término y son los acreedores y no los deudores los que sufren la quita.

Adicionalmente hay otras quitas tan importantes como son las quitas de la ilusión. Nos quitan la ilusión por un proyecto europeo, por un proyecto nacional, por un proyecto empresarial y nos ponemos en riesgo de perder el proyecto personal.

Ante esta situación hay profesionales que adoptan un rol de víctimas y no se sientenvictima responsables de lo que les ocurre, echando la culpa íntegramente a otros: gobiernos, autoridades monetarias, banqueros, corrupción, el mercado, mi empresa, mi director, etc. Esto mueve a posturas de “no puedo hacer nada” y se quedan como un barco sin timón en plena galerna, a expensas de la suerte.

Es una buena excusa para no hacer nada. Cuando empezaba la crisis, hasta podría ser una actitud productiva, pero está claro que no vivimos una crisis pasajera sino todo un cambio de modelo. Ahora lo único que provoca es una actitud pasiva o derrotista, con quejas e inacción.

Lo malo es que la vida no es infinita y cada día que se desperdicia en esta situación es un día totalmente irrecuperable. La buena noticia es que se puede salir de este estado. No es fácil y puede ser necesario el apoyo externo, de un amigo, de una conferencia, de un buen libro, de un coach…

Para romper esa inercia negativa es necesario un cambio de perspectiva sobre la situación. La actitud opuesta a la de víctima es la de responsable, que es cuando el profesional toma consciencia de la situación y decide actuar, empezando por neutralizar sus barreras internas, entendiendo que hay aspectos en los que puede influir para construir su futuro.

Con una actitud de responsable no se garantiza el resultado pero se pueden aumentar las posibilidades de solucionar muchos de los problemas. Y el mero hecho del camino, de la lucha para triunfar, hace que su vida deje de ser un calvario y pase a ser un reto motivador.

Una de las claves del cambio es cambiar el lenguaje, ya que el lenguaje condiciona el futuro. No es lo mismo decir “mi jefe no se preocupa por mi futuro profesional” a “voy a conseguir que mi jefe se preocupe por mi futuro profesional”, ni “no hay quien consiga esos objetivos” a “algo cambiaré para conseguir esos objetivos”. En unos casos se va hacia la inacción y en otros se pone en marcha toda la energía para cambiar la situación.

Si crees que algo debes de cambiar y no te atreves de momento a probar el coaching ejecutivo un buen primer paso puede ser participar en un taller de SmartPower, en los que puedes empezar a cambiar de perspectiva. El próximo es el 12 de abril. Y mira el bono que tienes en la columna de la derecha.

Esta entrada fue publicada en general, melioora, Personal y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una Respuesta a Que no te hagan una quita

  1. Pingback: Llueve pero no entristece- responsables versus víctimas | melioora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *