La empatía previene conflictos y potencia alianzas

La empatía es muy conocida y, a la vez, no muy practicada. No sé si podemos considerar que la empatía es un talento innato en algunas personas pero de lo que sí estoy convencido es de que se puede entrenar y llegar a dominar. El tema es que cuesta trabajo, como muchas cosas que hay que aprender,  y es fácil dejarlo para otro día.

Las personas nos incluimos en diferentes sistemas relacionales, como la familia, el trabajo, amigos, un club, una religión, redes sociales, etc. Cada sistema tiene sus reglas de funcionamiento y se estabilizan en base a tensiones controladas. Cuando algo o alguien cambia produce una alteración en el sistema y se necesita un cierto tiempo para asentarse de nuevo.

Cuando en un colectivo un profesional asciende de responsabilidad el sistema sufre una crisis ya que todo el ecosistema de relaciones se altera. Bien sea por una posición nueva o por sustituir a otra persona en esa posición, todo el engranaje de sus relaciones personales necesita un reajuste.

Su anterior jefe directo quizás es ahora un igual y algunos de sus colegas puede que ahora formen parte de sus colaboradores directos. Es posible también que haya un cambio de ubicación física, con lo que eso también altera aún más el equilibrio previo del sistema.

El ajuste puede ser más o menos rápido y más o menos satisfactorio. La dinámica del grupo no es previsible. Lo que sí es cierto es que si se actúa con empatía se favorece el establecimiento rápido de los nuevos equilibrios en base a relaciones win-win.

Y ¿qué es una relación equilibrada?.  Pues una relación en la que cada uno se siente satisfecho con su rol en el sistema. No una relación estándar. Es una relación basada por supuesto en un organigrama pero en el que cada uno ha reasumido su rol con una razonable satisfacción.

No hay reglas fijas para cómo hacerlo, pero empatizar con sus pares, su nuevo jefe directo y sus nuevos colaboradores es básico. No debe de asumir estereotipos ni etiquetas. Con su nuevo jefe directo es probable que, de salida, la relación sea más fácil porque él habrá tenido mucho que decir en su nombramiento. Pero es bueno compartir sus respectivas expectativas con respecto al otro y tener claro las reglas generales de interacción.

Si el predecesor en el puesto se reunía dos veces al día con su nuevo jefe, no lo debe de asumir como norma de conducta sin más: debería de chequearlo o preséntale sus ideas y justificar por qué él cree que es beneficioso. Y escucharle no sólo en lo que diga verbalmente sino también en lo que exprese emocional y corporalmente. Hay personas que no saben decir no y su nuevo jefe puede ser uno de ellos. En resumen es bueno “negociar” la nueva relación como si fuera el cliente más exigente. Y revisar el acuerdo periódicamente. Los deseos de alguno es muy posible que evolucionen y haya que reajustar el equilibrio.

Con sus pares en otros puestos semejantes u otros departamentos con los que tenga que relacionarse,  es aconsejable que les pregunte por sus expectativas respecto a él y poner sus cartas boca arriba. Debería de llegar a equilibrios y revisarlos periódicamente. Para ello usar la empatía es fundamental para detectar a tiempo potenciales conflictos en ciernes.

Con respecto a sus compañeros, que ahora quedan profesionalmente por debajo de su rango, bien reportando a él o no, también es bueno que reformule la relación y sea honesto consigo mismo. En el sistema profesional él va a tener un nuevo rol y su relación ha de estar basada en la honestidad y no en favoritismos. Es importante hablar esto cuanto antes para evitar asunciones que en el futuro pueden ser graves conflictos. Debe de tener en cuenta, que parte de estas personas puede que además compartan pertenencia con él en otros sistemas como amigos, un club, etc. En todos estos casos, empatizar con ellos, escucharlos, quizás dejarlos lamentarse por su decepción por no ascender a ese puesto que él ha ocupado puede que sea un poco fuerte pero es un inversión en felicidad y productividad futuras.

Si no lo habéis hecho ya, os recomiendo el vídeo promocional que incorporo más arriba de una conocida institución sanitaria norteamericana esperando que os inspire. En melioora ayudamos a los profesionales a gestionar situaciones como ésta. Si queréis conocernos de primera mano, quizás os pueda interesar el taller que ofrecemos el 12 de abril.

Esta entrada fue publicada en general, melioora y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *