El peligroso poder del lenguaje

Rafael Echevarría, autor de “Ontología del Lenguaje” postula que el lenguaje es acción. Y esa acción puede ser en sentido productivo o en sentido de no-acción. En los últimos meses estamos siendo bombardeados con el sermón de que “hemos vivido por encima de nuestras posibilidades“. Se acepta como un juicio incontestable y así nos resignamos.

Hoy he estado en un pueblo del interior occidental de Asturias llamado Boal, en donde heGrupo escultórico sobre la emigración en Boal (Asturias) visto el grupo escultórico sufragado por el pueblo y que es un homenaje a la emigración, que hace un siglo llevó a muchos de sus vecinos a buscarse la vida al otro lado del Atlántico.

Esa imagen me recordó a mi hija trabajando en Londres y a mi hijo que hace dos días me dijo que cuando acabase la carrera tendría que irse al extranjero, como han hecho últimamente muchos de sus amigos. Afortunadamente el mundo es más accesible hoy en día y las distancias se han acortado con las comunicaciones y las telecomunicaciones, con lo que este hecho no será tan dramático como la escena del grupo escultórico.

Comentado esto con un familiar que me acompañaba, me argumentó el famoso lema de haber vivido por encima de nuestras posibilidades. Me quedé perplejo, porque pensaba que este juico le encendería de ira, ya que toda su vida pagó al contado y ni siquiera usó la tarjeta de crédito y ahora está pagando las consecuencias de los recortes en su pensión, en el copago farmacéutico y en la carestía de la vida.

Esperaba que se rebelase, pero no. Estaba resignado. Y lo que más me sorprendió es que cuando yo le comentaba que si bien unos pocos habían vido extraordinariamente por encima de sus posibilidades y bastantes solo un poco por encima de las suyas siguiendo el anzuelo de los créditUn tejo en otoñoos fáciles, no pocos, como era su caso, no habían vivido ni un pelo por encima de ellas. Sin embargo, a la hora de sufrir las consecuencias el impacto no era proporcional, ni de lejos, al nivel de exceso sobre esas posibilidades.

Debatimos el tema y su argumento final era que se estaba haciendo lo que había que hacer.  Otra frase paralizante. Paciente fe de los mayores en un milagro que puede que no lleguen a ver por edad, y resignación entre los jóvenes a emigrar como solución.  La rebelión contra esa depresión colectiva que se está liderando en la red puede ser un acicate a un cambio de punto de vista, porque, según las encuestas, el ciudadano está perdiendo la confianza en los políticos, los sindicatos y otras instutuciones para salir de la crisis.

Por otra parte, a falta de un proyecto de país ilusionante, puede que si cada uno se activa en su fuero interno contra esta resignación, la suma de las partes de lugar a un cambio en el estado anímico del todo. Yo ya estoy en ello y pretendo ayudar a otros con un giro radical en mi trayectoria profesional que en poco tiempo verá la luz.

OpinatorPincha en el icono y en 5 segundos ayúdame a mejorar el blog

Esta entrada fue publicada en Compartiendo, general, Personal y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *