El papel de las TIC para dar respuestas a los usuarios de la sanidad

A raíz de un pequeño debate suscitado a raíz de una entrada mía en Twiteer con motivo de los problemas de prestación de servicios sanitarios a pacientes de otra comunidad autónoma y su respuesta por Carlos Gallego, me gustaría que los 140 caracteres no empobrecieran las conclusiones y por eso me animo a hacer esta entrada con el ánimo de aumentar el número de opiniones y esbozar, si es posible, alguna conclusión.

Resumo la situación: una noticia de prensa contaba cómo afecta a un paciente concreto la polémica sobre el conflicto La Rioja-Páis Vasco en tema de cobertura sanitaria. A raíz de eso, en los escuetos 140 caracteres comparaba la situación a la de que, de repente, no pudiésemos usar la tarjeta en cualquier cajero, independientemente de la red.

Carlos respondía que no sólo era un problema político sino que faltaba madurez tecnológica y especialmente tener los mismos presupuestos que la banca. Y yo estoy de acuerdo en gran parte pero creo que el tema es en su 80% de voluntad política ya que este problema es algo que se veía venir y al que el Fondo de Cohesión no era más que un apaño.

Mi opinión es que, manteniendo el principio de que las actuaciones sanitarias tras-autonómicas debieran de ser la excepción para que cada comunidad tome las decisiones de gestión y dimensionamiento adecuado, si se monta un sistema de compensación en el que cada Servicio Regional factura al alta al Servicio Regional del paciente desplazado en base a un sistema de tarifas acordado, el ciudadano saldría ganando y las comunidades con más atención extra-autonómica no saldrían perjudicadas.

Aunque estoy hablando de un sistema en el que todo lo harían directamente los sistemas de información si hay HCE y vía un formulario si aún no está desplegada, esto cuesta dinero. Pero mi opinión es que si valoramos todos los costes alternativos para los Servicios de Salud y los costes directos e indirectos para los ciudadanos el retorno de la inversión sería rápido.

Se me ocurren varias preguntas sobre las que me gustaría que la audiencia opinase:

  • ¿Merece la pena o es perder tiempo y dinero?
  • ¿Son aprovechables para la valoración la facturación algunos de los estándares sanitarios como GRD, SNOMED, etc?
  • ¿El nodo de intercambio del SNS podría ser la base?
  • ¿Cuáles serían las principales dificultades técnicas o funcionales?
  • ¿Qué impacto podría tener un sistema de compensación en línea en la planificación de recursos de los Servicios de Salud?
  • ¿Se atreve alguien a hablar de un orden de magnitud de costes de inversión, absolutos, por ciudadano..? ¿Y tiempo de puesta en marcha?
  • ¿El hecho de un mapa autonómico y nacional bastante monocolor, puede favorecer el avanzar en este sentido?
  • ….
Esta entrada fue publicada en Sanidad, Sistemas de Información y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 Respuestas a El papel de las TIC para dar respuestas a los usuarios de la sanidad

  1. Sanderman dijo:

    Con la transferencia de competencias de Sanidad se ha cometido un error gravísimo e irreparable que está ya costando la vida a mucha gente y terminará por llevar el país a la ruina.

    Se ha fomentado la división y la duplicidad de prestaciones sanitarias de forma criminal. Ahora cada comunidad se tiene que sacar ella sola las castañas del fuego porque el Fondo de Cohesión no funciona. Entonces claro, cada comunidad debe tener todas las especialidades médicas y subespecialidades, todos los tipos de cirugía, cada una se tiene que comprar sus fármacos y su tecnología sanitaria – en vez de negociar a nivel nacional salvo contadas excepciones… lo cual es una ineficiencia brutal y además es inviable. Las comunidades simplemente se niegan a aceptar pacientes de otras porque no les pagan o les pagan muy poco.

    En los sistemas de información ha pasado lo mismo. No existe ni una sola base de datos relevante con un formato estándar a nivel nacional. Las grandes empresas de informática lo han fomentado y, como buitres carroñeros, se han aprovechado de esta situación cobrando millonadas por plataformas de integración, estandarización, más servidores, más bases de datos y demás mandangas.

    Con la victoria del PP puede haber un intento de arreglar esto, pero en el caso de los sistemas de información, es poco probable que se avance mucho. Se ha invertido demasiado dinero en división e incoherencia como para arreglarlo en un par de años (que es lo que durará este gobierno).

    La HCE “nacional” es una quimera, un vórtice de dinero y otra forma más de robar dinero de los contribuyentes. Si los médicos de un mismo hospital no se fían de la historia clínica rellenada por sus propios compañeros y vuelven a pedir las mismas pruebas y reescriben la historia… ¿qué va a pasar a nivel regional o nacional? Pues que no vale para nada en la realidad aunque se logre llevar a cabo, que no sería nada fácil.

    ¿Merece la pena? NO.

    ¿Son aprovechables para la valoración la facturación algunos de los estándares sanitarios como GRD, SNOMED, etc?
    – Es difícil, porque cada comunidad ha tirado por su lado. SNOMED está poco extendido y los GRDs no son una cosa tan estándar como parecen. Cada comunidad tiene su criterio de facturación y muy discutible por cierto.

    ¿El nodo de intercambio del SNS podría ser la base?
    – Tal vez.

    ¿Cuáles serían las principales dificultades técnicas o funcionales?
    – La heterogeneidad de sistemas. Incluso dentro de una misma comunidad a veces hay más de 8 HIS distintos. Hay muchas historias clínicas en aplicaciones departamentales también – no en el HIS central. Y si tenemos en cuenta las parametrizaciones y versiones de cada HIS de un mismo tipo… tal vez cientos o miles de combinaciones. Se puede imponer un formato estándar para compartir información, pero será enormemente costoso.

    ¿Qué impacto podría tener un sistema de compensación en línea en la planificación de recursos de los Servicios de Salud? ¿Se atreve alguien a hablar de un orden de magnitud de costes de inversión, absolutos, por ciudadano..? ¿Y tiempo de puesta en marcha?
    – Es bastante obvio que el coste del desarrollo superaría con mucho los beneficios que se podrían obtener a medio plazo. Sería un proyecto condenado al fracaso (incumplimiento de plazos, presupuesto y alcance) desde el principio porque intervienen demasiados elementos variables.

    • Eloy M. Rodríguez dijo:

      Supongo que hay bastante razón en el comentario anterior aunque creo que es el tipico caso de sólo ver la botella medio vacía. No debemos olvidar de dónde se parte ni que los sistemas de información son una herramienta y con ella se pueden hacer cosas buenas, regulares o malas, pero son las personas y las personas que dirigen las organizaciones los que toman decisiones más o menos acertadas.

      En todo caso, este comentario me abre otros interrogantes sobre los que hablaré en otra entrada.

  2. Epicuro dijo:

    El escenario al que estamos acostumbrados no tiene por que ser el escenario futuro. Yo la botella la veo llena, llena de posibilidades pero con una sola etiqueta: Interoperabilidad.

    Es cierto que existen una multiplicidad de sistemas heterogéneos en sanidad pero la llave al entendimiento entre ellos es la implementación de estándares interoperables. Esto es menos costoso de lo que puede parecer, otra cosa es que interese realizar inversiones en ello ya que implicaría dar cabida en la industria a cualquier proveedor que cumpla con dichos estándares y se perderían por tanto los monopolios autonómicos en cuanto a sistemas de gestión.

    Si damos margen de confianza a la maduración de las TIC y los estándares en sanidad creo que podremos estar hablando de un futuro más alagueño que el actual, eso sí, siempre que las personas que toman las decisiones tomen las menos erróneas y no se instaure un corto-placismo focalizado en el retorno de inversión inmediato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *