Sanidad española: ¿de calidad?

Hasta hace unos meses los ciudadanos nos creíamos ese mensaje de los políticos que se vanagloriaban de ofrecer una sanidad universal, gratuita y de calidad. Ya no es universal, ya que está ligada a un aseguramiento, ya es menos gratuita ya que hay un pago adicional por receta y yo me planteo ahora si es de calidad.

En el primer proyecto de sistemas de información sanitarios en que participé seAntiguo miniordenador instalba un sistema central robusto para dar respuesta a las necesidades computacionales de un hospital de los diez más grandes de este páis. El proyecto ofrecía un gran “miniordenador” (ahora sería un servidor corporativo) y un paquete de instalación en el que se ponía el sistema en marcha en cinco jornadas. El caso es que el equipo técnico encargado de la puesta en marcha cubrió las cinco jornadas sin acabar la tarea y  se despidió. Obviamente, el sistema se terminó instalando consiguiendo enfurecer al cliente con el que hubo que emplear bastante esfuerzo en recuperar su confianza.

Traigo esto a colación aquí porque el departamento técnico me argumentaba que el servicio eran cinco dias y que se habían consumido ya. No entendían que si eran cinco días era porque ellos y no el cliente había estimado que esa era la duración adecuada para cumplir el objetivo. El cliente pagaba por un gran sistema que le diese una solución a sus necesidades y no por por un buen hardware y cinco días de unos técnicos haciendo cosas en su instalación.

El bastón, compañero inseparablePues estos días estoy viviendo una situación con una persona de mi entorno que me ha recordado esta anécdota. Esta persona se rompió hace dos años la cadera. Le operaron y le animaron mucho ya que en un mes iba a estar bailando. Desgraciadamente al mes tuvo que volver a quirófano porque la instalación de la prótesis había fallado (un caso entre mil fue la explicadión). De la segunda operación salió con una pérdida de centímetro y medio en la longitud de la pierna y un terror a que se le volviese a romper.

Le ofrecieron una recuperación en piscina. El problema era que le ofrecían transporte hasta el hospital, pero luego allí era su problema llegar, cambiarse, entrar y salir de la piscina, etc. Valorando el tema, optó por asumir una recuperación en un fisioterapeuta privado, en contra incluso de su médico de cabecera que opinaba que era tirar el dinero porque todo el mundo se curaba simplemente caminando.

En efecto, este paciente perdió gran parte de su movilidad pero con dos bastones es capaz de desplazarse pequeñas distancias (digamos unos 200m antes de sentarse a descansar por sus dolores). El caso es que desde hace unos meses sufre una tendinitis en el hombro (el diagnóstico es mío por analogía, ya que su médico se limitó a verla, darle antiinflamatorios y pedir fisioterapia). Esta tendinitis le dificulta tremendamente el desplazamiento ya que es dependiente de los dos bastones.

Los antiinflamatorios no han dado resultado y tras esperar más de dos meses ha comenzado el tratamiento de fisioterapia. Le quedan sólo cuatro sesiones y la mejoría es muy leve. Preguntando a la fisioterapeuta que iba a pasar, le comenta que no se puede seguir, que hay mucha demanda y que sólo se recetan quince días.

Quiero pensar que el médico de cabecera valore la situación y actúe en consecuencia pero es de esperar otra espera de varios meses con lo que ello implica de deterioro de la calidad de vida y riesgo de cronificación.

Por ello he asociado este caso con la de mi primer hospital. ¿Se trata de curar (nadie haUn bastón en buenas manos dicho que el problema no tenga remedio) o de hacer cosas?. Y este sistema de quince dias como mucho porque hay mucha demanda es muy peligroso, porque por la misma razón, se podrían limitar el número de consultas a primaria por año, el número de horas de quirófano por paciente/año, el número de recetas, el número de años soportados para un paciente crónico….

¿Es esto calidad? ¿La medimos por la eficiencia en el uso de los recursos o habría que medirla también por la eficacia en los procesos?. ¿No merecería el tema una reflexión conjunta de la sociedad y no una simple sucesión de acciones encaminada a abaratar costes?. Desgraciadamente el gran ahorro vendría de que los españoles viviésemos menos años y espero que eso no forme parte de la estrategia para el futuro.

OpinatorPincha en el icono y en 5 segunos ayúdame a mejorar el blog

Esta entrada fue publicada en general, Personal, Sanidad, Sistemas de Información y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una Respuesta a Sanidad española: ¿de calidad?

  1. maría dijo:

    ¡viva la sanidad española q todos mantenemos!a mi amiga de coruña,con 70 años,coja por desgaste d cadera,necesita operación y le han recetado voltarén y un bastón¡toma ya!¿ el rey con sus caídas?todos los seres humanos tenemos las mismas necesidades,fuera privilegios.viva el alcalde de marinaleda…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *