El ROI en las compras TIC en Sanidad

En la entrada anterior opinaba que se dedicaba poco presupuesto a las TIC en Sanidad.

En esta entrada quiero debatir sobre si se compra bien. Y eso tiene muchos puntos de vista. Me voy a centrar en uno, que es la métrica del ROI (retorno de la inversión) y para ello voy a contar una experiencia personal y las conclusiones que extraigo de ella.

Estando en un congreso HIMSS americano había una conferencia bajo el sugestivo título de “Historia de éxito de la impImagen de un director financiero trabajandolantación de una Historia Clínica Electrónica tras cinco años de experiencia”. Acudí junto con una compañera y cuando llega el ponente nos quedamos perplejos pensando que nos habíamos equivocado de sala ya que era el Director Financiero de una cadena hospitalaria norteamericana con trece hospitales.

Chequeamos los programas y era la conferencia correcta. De los cuarenta minutos que contó resumo lo que más nos llamó la atención. El objetivo de la organizació era mejorar 45 millones de USD la cuenta de explotación al cabo de cinco años. Para ello se optó por un sistema de informacón paquetizado y se creó un comité directivo al que se asignó un miembro del departamento financiero para colaborar en la gestión económica. Por supuesto, dicho comité tenía representantes de las diferentes áreas clínicas y técnicas.

La conclusión es que el financiero nos plantó la cuenta de resultados y salía que habían mejorado 65 millones de USD en vez de 45. Analizando las cuentas nos llamó la atención una partida de gastos que correspondía a la prima única que se daba a cada profesional saniImagen de un departamento de diagnóstico por imagentario cuando demostraba un uso cotidiano de la HCE y un 20% total de los costes dedicado a formación (a preguntas aclaró que había una media de 150 personas dedicadas y llegó a haber picos de 500).

Mi conclusión, más allá de la más o menos fácil extrapolación a España, es que:

  • Había unos objetivos y una métrica para seguirlos
  • Había una voluntad corporativa de que el proyecto fuera un éxito
  • Había unos recursos dedicados a la gestión del éxito
  • Había unos mecanismos de motivación positiva (económicos)
  • Había unos mecanimos de apoyo para facilitar la tarea (formación)

Sería fácil decir que en España no hay soluciones empaquetadas válidas (discutible), que no se puede motivar fácilmente en la función pública, que aquí las plantillas son propias y no necesitan tanta formación, que los objetivos aquí son de servicio y no económicos (?),…

No nos perdamos en los detalles. ¿Cuantos proyectos nacen con unos objetivos explícitos y unas métricas de seguimiento predefinidas?, ¿cuántos proyectos tienen un horizonte temporal no forzado por razones políticas?, ¿cuantos proyectos tienen un comité de seguimiento estable y multidisciplinar?, ¿cuantos proyectos tienen un presupuesto de formación que no sea meramente simbólico y sólo al principio?, ¿cuantos proyectos tienen un plan de motivación?,…

Alguno hay con alguno de estos aspectos, pero no voy a mencionar alguno que conozco porque sería injusto con otros que se me escapan. Por ello dejo abierta la puerta de los comentarios a la discusión y que los que tengan algo exitoso y lo quieran compartir lo hagan.

Esta entrada fue publicada en Sanidad, Sistemas de Información y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *