Miguel Prados, un profesional que deja huella.

Como persona y como profesional. Nos ha abandonado cuando iba a asistir a las Jornadas de Informática Sanitaria en Andalucía que son el desarrollo de una iniciativa suya hace ya unos cuantos años.

 

Quiero dejar esta nota personal desde el cariño y la admiración que he sentido hacia él desde que lo conocí en un evento profesional en Sierra Nevada, al poco de empezar a trabajar en Data General.

Cuando en dicha compañía me pidieron que abriese una línea de negocio en Sanidad, lo primero que hice fue mirar a nuestra experiencia como multinacional en EEUU, en donde un tercio de nuestros ingresos venían de ese sector. Contacté con una importante empresa multinacional de soluciones sanitarias con quien se trabajaba a tope en ese mercado y elegantemente me dijeron que el tamaño del mercado español de entonces no justificaba ningún esfuerzo ligado a la personalización a España en procedimientos e idioma.

Con ese planteamiento, decidí explorar con las dos referencias que teníamos en hospitales en Data General a finales de los ochenta y fue una gran sorpresa encontrar a Miguel y lo que tenía instalado en el Hospital Universitario San Cecilio, de la mano de la Universidad de Granada. Para mi sorpresa había todo un HIS y un ERP desarrollado por su equipo sobre tecnología Oracle (luego me enteré que fue el segundo cliente español de Oracle).

La mayor sorpresa, sin embargo, fue la personalidad de Miguel con quien congenié desde el principio ya que era una persona innovadora, sin miedo a las barreras, franca en el trato y de confianza en los acuerdos. Para ser sincero, lo único que nos separaba era su pasión por el tabaco.

Juntos nos ilusionamos con la idea de cooperar para crear soluciones sanitarias que pudiesen potenciar los servicios de su hospital y generar un software que pudiese ser compartido con otros hospitales en el árido panorama nacional. Con nuestras ganas, nuestra creencia en el éxito, muchas horas de trabajo y la colaboración de nuestros jefes que cuando les hablábamos de un acuerdo en base a una ley llamada LOU (que ignoro si sigue en vigor) creyeron en nosotros, sacamos adelante una iniciativa que era un gran reto.

Debo de decir que yo, por entonces, sabía de los hospitales poco más de que su señal de tráfico era una H. Miguel fue mi maestro y yo un gran alumno, ávido de absorber conocimientos. Pasamos muchas horas debatiendo la planificación del proyecto, hablando con los profesionales, diseñando las funcionalidades y encontrando puntos de encuentro entre su prioridad en su hospital y mi enfoque a una visión global.

Dentro del acuerdo, una parte que sé que ambos valorábamos muchísimo fue un programa de becas para recién graduados del que han salido más de veinte brillantes profesionales que están nutriendo el mundo de las TIC en sanidad o se incorporaron a Data General y de ahí han desarrollado una carrera de éxito en el mundo de las TIC.

Cuando estando en su despacho, vi varias veces cómo jefes de servicios venían a reclamar que ellos también querían que se les implantase Archimed, un proyecto de historia clínica electrónica que nació de este acuerdo (¡hablo de la primera mitad de los 90!), me di cuenta que algo bueno y muy orientado a los usuarios estaba en marcha, pese a las incomprensiones o parones que los cambios de gerentes producían.

Como también era cliente nuestro, cuando surgían problemas debo de reconocer su asertividad, su exigencia orientada a la solución y mesura en las críticas. Nunca una mala palabra ni una salida de tono, lo que es de agradecer porque ayudaba mucho a encontrar soluciones.

He aprendido mucho de Miguel en lo personal y en lo profesional. La vida y las empresas serían mucho mejores si hubiera muchos Migueles.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

3 Respuestas a Miguel Prados, un profesional que deja huella.

  1. Carlos Luis Parra Calderón dijo:

    Hermoso recuerdo de Miguel por tu parte Eloy, que fuiste patrocinador pionero de las Jornadas de Informática Sanitaria de Andalucía de la SEIS que Miguel promovió.

    • admin dijo:

      La vida es extraña. Ayer por la tarde en un vino español me preguntaron cómo había empezado yo en la sanidad y les estuve hablando de Miguel, sin saber que nos había dejado ya.

  2. Isabel Pérez dijo:

    Eloy, la primera vez que conversé contigo en Jerez ya me hablabas de Miguel: los proyectos que llevabas junto a él en su hospital, los avances que se habían conseguido, la ilusión y las ganas . Tenía muchas ganas de conocerle y cuando hablé por primera vez con él, confirme que era un referente no solo profesionalmente, también como persona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *