Comunicación en paralelo y los intrusos

Salón de actos de un colegio de Madrid: el primer punto en la agenda de un acto académico había una entrega de premios sobre relatos cortos. Había 20 jóvImagen de dos smartphonesenes en las primeras filas delante de mi y de ellos 15 tenían su Blackberry, por supuesto encendida, y charlaban entre ellos –a través de la Blackberry-. Desconozco si siguieron el evento. Supongo que, como todo el mundo, la “parte” que les interesaba, pero lo más sorprendente es que no levantaban la cabeza de la Blackberry, pero sí que se comunicaban entre ellos y claro está, con el mundo exterior. ¿Paralelismo en la comunicación?

Hace poco fue el congreso Inforsalud. Al lado de los ponentes colocaron una pantalla Mascota de Twittergrande para ir siguiendo los comentarios en Twitter. Lo que sucedió en un comienzo –y se arregló rápidamente- es que aún no se habían preseleccionado los “hashtags” correspondientes al Congreso y empezaron a salir mensajes de todo tipo que no estaban relacionados con el mismo. Es como si alguien indeseable se cuela en una reunión privada o en una fiesta y uno desea desde el premier momento que lo saquen.

Todos nos hemos sentido de alguna forma desinhibidos cuando nos comunicamos por chat (Messenger, Skype, etc.) y en algunos casos conseguimos mayor claridad en el mensaje que queremos transmitir. Supongo que esto es motivo de estudio por parte de psicólogos. A este respecto escuché el otro día a un adolescente que me decía que alguien cercano daba muy buenos consejos por la Blackberry, pero que no sabía o podía hacerlo personalmente. Y es que creo que especialmente con los adolescentes “digitales” es tan intensa su comunicación en la red que no han conseguido aún desarrollar su capacidad de expresión y comunicación verbal porque no se sienten cómodos. Es más “fácil” a través del Smartphone. Y ellos son los profesionales del mañana.

Cenando el otro día en un restaurante había una pareja que parecía contenta y normal. SeChiste sobre la evolución de las cenas familiares en la última década les veía alegres, sí, pero cada uno enfrascado en su mundo, es decir, en su “móvil”. Me da igual viendo o haciendo qué, pero seguramente el viernes hay algún tema para tratar, por tonto que sea.

En las reuniones de trabajo, hace no muchos años lo normal era avisar a centralita para que pasaran o no determinadas llamadas a la reunión. Podía suceder que, efectivamente, la reunión se interrumpía con alguna llamada, pero en muchos casos no. Ahora el protocolo ha cambiado y la prioridad la suele tener la llamada que suena en cualquiera de los móviles. De forma natural esperamos a que la persona termine la conversación para reanudar la reunión no sin antes escuchar la frase de siempre: “Perdonad, es una llamada importante que estoy esperando”.  ¿¿¿Y la reunión qué???

Y esta situación siempre me lleva a asociar este comportamiento al concepto multithreading que veíamos en “lenguajes de programación” los que hicimos Informática; es tan sólo la capacidad que se le concede a ciertas aplicaciones para poder ejecutar concurrentemente varias tareas a la vez. Hemos superado a las aplicaciones, ya que hemos desarrollado tal habilidad para, de forma simultánea, escuchar al ponente, publicar en la web lo que dice en tiempo real, por supuesto seguir en Twitter lo que se ha dicho y formular una buena pregunta al acabar la presentación. Se puede decir que hemos pasado de ser “secuenciales” en nuestras tareas diarias a un “paralelismo” sorprendente en todo lo que hacemos.

Está claro que las nuevas tecnologías se han ido introduciendo en nuestras vidas con múltiples aportaciones positivas. Y hemos tenido que ajustar nuestras reglas de comunicación. Tan sólo creo que debemos intentar hacer un contrapeso para no perder algunas “viejas” y entrañables costumbres. En especial ojo al “visitante intruso” (móvil, smartphone, …) que se planta en medio de la reunión tomando protagonismo sin ser el protagonista.

Foto de María Luisa Santa MaríaMaría Luisa Santa María tiene más de 15 años de experiencia en la gestión de grupos de trabajo para la implantación de proyectos informáticos de alto impacto en términos de mejora de la calidad y reducción de costes.
http://es.linkedin.com/pub/maisasantamaria
Esta entrada fue publicada en Compartiendo, general y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *