¿Pagar por algo que tú sabes hacer?

Abogo por una valoración adecuada de las profesiones ligadas al conocimiento que nos pueden ayudar a ser más efectivos y competitivos como país y no hacia una vía muerta.

Cada vez oigo más los lamentos por lo caros de los precios de las profesiones ligadasvía muerta al conocimiento. El precio de este tipo de servicios está modulado por el equilibrio entre la oferta y la demanda y el concepto de caro es un apreciación comparativa entre ofertas y oportunidades alternativas. También depende, por supuesto, de la situación económica del potencial comprador.

En el caso de profesiones más “tangibles” muchas veces pagas lo que te piden porque no tienes tiempo para buscar alternativas: un cerrajero cuando has dejado la llave dentro de casa, un albañil y/o un fontanero cuando tienes una rotura de una cañería, un mecánico cuando tu coche te deja tirado. Normalmente son temas que no puedes hacer tú y tienes poco margen de elección. Estos profesionales tienen sus tarifas y sus costes de desplazamiento y, aunque a veces la factura es elevada te queda la sensación de que te han solucionado un problema inmediato y lo asumes como bien empleado.

Cuando se trata de servicios ligados al conocimiento, en muchos casos no producen efectos tan tangibles, aunque puedan ser muy beneficiosos: un tratamiento puede paliar un dolor aunque la curación no sea al 100%, un peritaje puede llevar a actuar para evitar un accidente, una consultoría sobre tus sistemas de información que te permita conseguir tus objetivos, un aprendizaje puede cambiar tu estado de felicidad en el trabajo o permitir acceder a metas impensables. En muchos de estos casos estos servicios necesitan de tu colaboración para dar plenitud de fruto. Es difícil de cuantificar el beneficio, pero no el coste.

grifoY esta falta de correlación clara impacta negativamente en la percepción del valor recibido. Pero además de esos temas muchas veces sabemos algo y nos preguntamos por qué pagar por algo que sabemos. La pregunta, a su vez, si nuestro conocimiento para diseñar una imagen corporativa, la carga de un muro, la parametrización de un programa, las habilidades para motivar a un equipo, o para redactar un contrato es suficiente o nos quedamos cortos.

Mi impresión es que en muchos casos intentamos ahorrar y el rendimiento es muy bajo. Yo he invertido en los últimos meses un cifra muy significativa en formación y adiestramiento y me siento muy satisfecho en haberlo hecho. Estoy acelerando mi reinvención profesional y no lo hubiese podido lograr por mi sólo en este plazo.

Acabo recordando que, cuando yo “sabía” arreglar un grifo del fregadero, no valoraba la importancia de las herramientas (metodología en el área del conocimiento) y me puse a hacerlo con mi mujer embarazada de casi nueve meses. Conseguí una inundacíon en casa, quedarnos sin agua hasta que viniese un fontanero y adelantar el parto a esa misma noche….

OpinatorPincha en el icono y en 5 segundos ayúdame a mejorar el blog

Esta entrada fue publicada en Compartiendo, general, Personal y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 Respuestas a ¿Pagar por algo que tú sabes hacer?

  1. Hola l
    La verdad que muy bien traído el contenido de este post
    Dicen que el refranero español es muy rico así que apuntaría eso de “Zapatero a tus zapatos”
    o “el dinero del pobre va dos veces a la tienda”, y realmente encontrar servicios profesionales.

  2. Hola !
    La verdad que muy bien traído el contenido de este post
    Dicen que el refranero español es muy rico, así que apuntaría eso de “Zapatero a tus zapatos”
    o “el dinero del pobre va dos veces a la tienda”, y realmente contratar servicios profesionales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *