Mi objetivo como ciudadano español

Estoy empezando la certificación el curso superior de Coaching Ejecutivo impartido por ICE Coaching y la Universidad Autónoma de Madrid. Este fin de semana hemos estado viendo el tema de la definición de objetivos que se basan en una metodologíaPortada del folleto del curso superior de Coaching ejecutivo llamada SMART+ que son las iniciales en inglés de las características que un buen objetivo debe de tener: específico, medible, con compromiso, realístico y con plazos y con etapas, más luego un + que implica una formulación en positivo, que emocione, desafiante y retador, que dependa de uno mismo, ético y alineado al sistema a que pertenece.

Lo que voy a contar no tiene nada que ver con el curso, pero viniendo para casa no he podido menos que reflexionar sobre mi objetivo como ciudadano y es curioso el resultado. Ya se que el Presidente del Gobierno no ha hecho de coach conmigo en sentido estricto, pero de alguna manera para que España cumpla sus objetivos, sería bueno que el gobierno ilusionase a los ciudadanos con un objetivo y lograse su compromiso para ayudar a su consecución.

El objetivo que percibo es “conseguir una reducción del déficit público al 5,3% en 2012 y al 3% en 2013“. Es especifico y si este no es el objetivo real del gobierno hay un problema de comunicación en alguna de las partes o en el medio de transmisión (eso estudié  en Teleco).

Es medible. Absolutamente.

Compromiso. Lo asumo con compromiso obligado. Sufro los recortes y pago todos mis impuestos, aunque fráncamente, medidas como los casos de corrupción pública y los “gravámenes a rentas ocultas”  (que las percibo como una amnistía fiscal a los defraudadores) no refuerzan nada mi compromiso fiscal.

Realista. No soy quien para opinar como experto, pero nuestra amiga la “prima de riesgo” y la bolsa parece que tienen sus dudas. Aunque intuyo que si hace falta siempre habrá IVA del que tirar, cosa que, por lo que he leído por ahí fuera es lo que quieren que ocurra. Así que lo acepto como realista.

Con plazos y etapas. Plazo tiene y las etapas van apareciendo. He leído que el Presidente ha dicho que tiene todos los recortes previstos hasta el verano. Yo me voy enterando los viernes con cada consejo de ministros. No se si después del verano ya no habrá más etapas o el gobierno irá actuando según convenga. Para mí hay plazo pero no etapas conocidas.

¿Y sobre el +?. La formulación no es muy positiva ya que habla de reducir el déficit y ello cuesta esfuerzos. A mi no me emociona, ya que no veo el valor del mismo. Una vez restringidos derechos, destruido el empleo masivamente, reducida la I+D+i , etc. seguro que se toca fondo y luego se empieza a remontar, pero no soy capaz de imaginarme volver a la situación de hace cinco o seis años. Agradecería una visión positiva y creible a la que agarrarme para ilusionarme con la herencia que estamos dejando a nuestros hijos.

Desafiante y retador: sin duda. Que dependa de uno mismo: pues francamente no. Por mucho que colabore poco se va a notar.

Ético y alineado al sistema que pertenece. Personalmente no lo veo muy fuerte en este aspecto, ya que el alineamiento es con la doctrina de sumisión a los mercados a los que hemos dejado crecer como un dios por encima de la economía real y eso son valores fuera de los comunmente aceptados por el ciudadano de a pie.

Esa son mis conclusiones y el tema no tiene nada que ver con el curso. Si a alguien le sirven me alegro y, si alguien discrepa, sus comentarios enriquecerán la entrada.

OpinatorPincha en el icono y dame tu opinión en 5 segundos

Esta entrada fue publicada en Personal y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una Respuesta a Mi objetivo como ciudadano español

  1. Alvaro Godino dijo:

    Buen artículo y buena reflexión salvo el final…
    Respecto al último párrafo. No consideraría poco ético obligar al estado a no gastar lo que no tiene (justo como el resto de los mortales). No consideraría poco ético obligar al estado a no hipotecar con la deuda de hoy las generaciones de mañana. La deuda de hoy son los impuestos de mañana.
    No sé que entiendes por sumisión a los mercados. En 2.006 (cuando atábamos los perros con longanizas) nadie se quejaba de la “sumisión a los mercados”. Solo recordarte que el sustituto de “los mercados” (que al fin y al cabo los la suma de infinitas decisiones libres) son las dictaduras y los carros de combate.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *