La cobardía para decir NO

Tengo la suerte de haber recibido una oferta de empleo por parte de la Consejería de Empleo de mi Comunidad autónoma indicándome que había abierta una petición de “key account” para la que se requería un perfil de “director comercial” y que tenía que presentarme en dicha empresa en un plazo dado para una entrevista de trabajo, previa petición de cita. Nada más, salvo que posteriormente tenía que acudir a las oficinas de la Consejería a presentar la notificación firmada como prueba de mi interés en buscar empleo.

Llamo y me dicen que puedo pasar en cualquier horario de oficina con el currículo. Allí me presento y pregunto por la persona de contacto. Dicha persona está ocupada y me recibe otra a quien le acaba de pasar la tarea de recibirme. Este caballero me pregunta si voy a que me firmen el papel. Obviamente le digo que voy a solicitar empleo y qué me gustaría saber la descripción del puesto ya que en la notificación no sMuñecos que celebran un acuerdo empresariale detallaba y en el portal de la compañía no aparecía. Colateralmente le confirmo que sí, que en efecto necesito que me firmen el papel. Es más, consigo enterarme que allí sólo recogen el currículo y que lo envían a la sede central para la selección. Bueno, un poco absurdo el esfuerzo, habiendo una cosa que se llama correo electrónico, pero vale.

Una semana después recibo un mail desde la sede central en la que me piden que llame a un número para concertar una entrevista telefónica. Lo intento infructuosamente ese viernes y como no lo consigo, envió un correo electrónico indicándoles mi interés en conocer la descripción del puesto para preparar una entrevista productiva ya que no aparece en el portal de la compañía. El lunes a media mañana compruebo que no hay respuesta a mi mail y llamo de nuevo. Esta vez con éxito.

Me identifico y me dicen que en ese momento no pueden entrevistarme. Yo les comento que llamaba para concertar la cita y que, con el fin de que la entrevista fuese más productiva necesitaba la descripción del puesto. Me piden un momento para ver mi currículo y tras unos segundos en los que se oía buscar en una pila de papeles, me dicen que me mandan por correo electrónico dicha descripción y me preguntan el tiempo que necesito para leerlo. Confirmo que ellos me llamarán en una hora y me piden que les confirme el teléfono. Todo ello razonablemente profesional.

El caso es que esa llamada nunca llegó. Ni a esa hora ni en toda la semana. Ni ningún correo. Bueno, no puedo decir que era la oportunidad de mi vida porque desconozco qué se pedía y qué se ofrecía. Pero toda esta historia merecía mejor final: un NO.

Esta entrada fue publicada en Personal y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 Respuestas a La cobardía para decir NO

  1. Hola Eloy,

    Creo que para todo fuera más productivo deberíamos meter en nuestro “repertorio musical cerebral” la canción de Amy Winehouse “NO NO NO” ; )

    Concha

  2. guillermo dijo:

    Hola Eloy, Para mi hay algo mas doloroso que una experiencia “negativa” : no haber aprendido nada de ella o, lo que es peor , haber extraido alguna conclusión equivocada de la misma. Te felicito por haber sabido extraer “la importancia del NO” como parte positiva.
    Me quedo pensando que mas se podría obtener, pero ese es un reto que quizá podamos compartir . Se de casos en que, desgraciadamente, el NO venia implícito en la propia convocatoría… pero eso lo vi después

    • Eloy M. Rodríguez dijo:

      Otras conclusiones también me vienen a la cabeza, pero son puras opiniones que no puedo apoyar en hechos. Así que dejémolos en donde lo dejé.

  3. Miguel Molina dijo:

    Hola Eloy,
    Yo tambien recibí una oferta de empleo del INEM para un puesto de comercial.
    Como tengo la oficina del INEM cerca de casa, directamente me presenté alli para preguntar de qué tipo oferta se trataba.
    Aun cuando les pregunté sobre la actividad de la empresa y el perfil del puesto que solicitaban, no supieron darme más información que el nombre de la empresa. La única indicación era que tenia que prentarme ha hacer una entrevista.
    Alli fuí, y comprobé que se trataba de un puesto de comercial a “puerta fria” para una empresa de marketing de alimentación…
    La persona que me entrevistó (muy amable por cierto), estaba entre cabreada y resignada, ya que en el INEM le habian hecho cumplimentar un cuestionario interminable, en el que se pedia, entre otras cosas, que se detallase el perfil del puesto requerido y la actividad de la empresa….
    Me sellaron el papelito en cuestion, pidiendome mil disculpas…..
    Como dice Concha, volví a mi casa cantando la canción de Amy Winehouse “NO NO NO”
    Un abrazo,
    Miguel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *