El optimismo en su justo término

Me he dado cuenta de que muchas personas mayores empiezan a leer un periódico por las esquelas funrarias. Parece tétrico, pero he visto que no de deja de ser un hábito social, ya que es la forma de enterarse de la desaparición de muchas de esos conocidos o familiares remotos de los que la vida te ha separado pero de los que guardas un buen recuerdo.

Por otra parte, he visto que la mayoría de las veces no encuentran a nadie Una página de esquelas funerarias en un periódicoconocido y eso refuerza su optimismo. Bien digo. Cuando el fallecido es más joven, se sienten felices por haber llegado más lejos y si es mayor es un refuerzo a su esperanza de vivir más.

En el campo profesional se podría pensar algo parecido cuando se oyen noticias de que una empresa ha cerrado o unos profesionales van al desempleo. Podríamos quedarnos en un lamento inútil o en la desesperación o pensar en las muchas empresas que siguen operando y los millones de trabajadores que siguen trabajando. Es ver la botella medio llena o medio vacía.

Y lo mismo que los mayores tienen que seguir esforzándose para vivir, los profesionales (empleados o no) y las empresas han de perseverar en la lucha para mejorar o revertir una mala situación.

Ello no debe llevar a un optimismo loco y me ha parecido muy interesante compartir este vídeo en el que Barbara Ehrenreich comenta su libro “Sonríe o muere“, en el que argumenta contra el pensamiento positivo obligatorio. Está subtitulado en español.

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=CVMBljP80-4?rel=0]

OpinatorPincha en el icono y en 5 segunos ayúdame a mejorar el blog

Esta entrada fue publicada en general, Personal y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *