5 ideas clave para una buena presentación

Hay por ahí muchas buenas guías y consejos para hacer una buena presentación: cómo organizarla según su intención (informativa, marketing, demanda de acción, etc), tono y velocidad del habla, dicción y pausas, evitar titubear e irse a las nubes, enfatizar los temas importantes y evitar un tono monocorde, contacto visual con la audiencia, naturalidad y espontáneidad de las expresiones faciales y corporales, movimientos adecuados y no abusivos, control de nervios y, en general, coherencia Ejemplo de presentaciónen la comunicación corporal, lingüístisca y emocional.

El otro día en un taller tuve que preparar una presentación elegiendo un tema de amplio espectro. Lo enfoqué en cómo disfrutar haciendo presentaciones. Y, basado en mi experiencia, me enfoqué algo de lo que no siempre se habla: no en la actuación sino en la preparación de la presentación. Voy a aprovechar para resumir aquí mis consejos:

  • Has de ser un “experto” en el tema del que vas a hablar. Y por experto quiere decir que si tienes 15 minutos para la presentación debieras de ser capaz de hablar durante 10 veces más (2h y 30min) en un contexto distendido. Pongo un ejemplo fácil, si tu eres un gran coleccionista de cucharillas españolas antiguas eres un “experto” en eso, quizás no en cucharillas en general. Eso te permite pensar y con bastante razón que de “ese” tema tu eres el que más conoce de la sala. Incluso si tu hermano asiste a la presentación él no sabe cómo lo vas a enfocar y no lo ha preparado: le llevas ventaja. Por tanto, puedes sentirte seguro de tí mismo. Por ello, intenta evitar hacer una presentación que otro ha preparado, salvo que hayas tenido un par de días para “especializarte”. No hay nada tan penoso como poner transparencias de algo que no entiendes…
  • Evita riesgos. El primer riesgo es el portátil. Procura por todos los medios que sea portátilel tuyo y prueba con tiempo suficiente su compatibilidad con el proyector. A veces no se llevan bien. Ten una presentación PDF preparada por si tienes que usar otro equipo: incluso con las mismas herramientas, puede haber problemas de compatibilidad con los tipos de letra, con la ubicación de alguna foto….
  • El segundo riesgo a evitar es que el escenario te destruya la presentación. Controla el escenario: dónde te vas a poner a hablar, si tapas la pantalla mural, si ves la pantalla de tu portátil o una tipo apuntador de teatro para evitar tener que dar la espalda al público para mirar la pantalla, que haya espacio suficiente y cobertura inalámbrica del micófono si vas a moverte,…
  • El tercer riesgo es el audio: prueba si se oye bien tu voz, si no hay acoplamientos, si te escuchan desde todas las zonas de la sala, si oyes posibles preguntas de la audiencia,…
  • Y, por último, ten prevista una presentación alternativa por si te pisan la presentación o haya un caso de fuerza mayor. Imagina que vas a hablar en una mesa redonda sobre animales y has preparado una presentación sobre las jirafas. El primero habla de animales africanos y se enfoca en las jirafas…., el segundo habla de los grandes animales y se enfoca en las jirafas…y te toca a ti. Posiblemente hablar de nuevo de las jirafas no sea lo más atractivo para la audiencia. Ten preparado un plan alternativo sobre algo que conozcas bien, haz una broma a la audiencia y comenta que tras las dos grandes presentaciones anteriores parece que ya hay muchas jirafas y que vas a equilibrar el ecosistema hablando de leones…

Pero recuerda que si eres un “experto” tienes todas las de ganar, aunque las cosas se compliquen, como me pasó hace bastantes años ante una audiencia de unas ciento cincuenta personas.

Había preparado una fantástica presentación comercial sobre un innovador sistema para optimizar la gestión de pacientes, con muchos diagramas y flujos dinámicos para favorecer la comprensión. Las tres primeras láminas eran de presentación general. la cuarta un impactante mensaje de marketing y el contenido empezaba en la quinta. Pero la quinta nunca llegó. Por Presentaciónalguna razón, al intentar pasar desde la cuarta a la quinta, el disco entró en un bucle y no pasaba…

¿Qué hacer?. Un reinicio del portátil en aquella época eran tres o cuatro minutos, contar de viva voz los flujos del sistema hubiese sido incomprensible para la audiencia, pedir que me dejase arreglarlo y hablar al final hubiese perdido gran parte de la audiencia, así que decidí reencaminar la charla hablando de las tendencias de los nuevos sistemas de información para la gestión de pacientes. Todo esto, que para mi fue una eternidad, para la audiencia fue una pausa.

Al final yo me sentía fatal, pero cuando bajé del estrado, vinieron varios de los asistentes a felicitarme por la gran presentación, destacando como desarollé unos conceptos muy interesantes apoyándolos en un mensaje fuerza que mantuve en pantalla durante todo el tiempo….

Por tanto, si la infraestructura mental y física en la que se basa la presentación es robusta y no haces demasiado mal todos los temas ennumerados al principio, dar presentaciones puede ser una experiencia estimulante.

OpinatorPincha en el icono y dame tu opinión

Esta entrada fue publicada en Compartiendo, general, Personal y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *